Archivo de la categoría: Rafael Montesinos

Madrugada del destierro.

(Viernes del 83)

Ya duele el azahar en la memoria.

Cómo lastima

la luz aquella.

Ahora,

un incensario – péndulo de plata

del reloj de mi tiempo – estará dando

mi pena en punto en aquel sitio.

Duele el incienso, duéleme en el alma

la lenta cera ardida, oigo el ruido

de los pies que sisean bajo el paso

en el silencio de la madrugada,

como llamando, ¿a quién?, como llamándome.

Regresando estará la luz ahora

a la ciudad que es suya, a su costumbre

de ser azul y cielo y siempre mía,

y avanza a paso largo la memoria

de regreso a su casa.

Es cruel el destierro. Cae de bruces

sobre la dolorosa dicha aquella.

Intentar levantarlo

es más cruel aún. Quiere estar solo,

entre dos luces, por aquella calle.

Donde nací una vez moriré siempre

Rafael Montesinos.

(De “Madrugada de Dios”)

Anuncios

El rito y la regla

Comienzo este blog con ese halo de tristeza y nostalgia que invade el alma de muchos sevillanos (de nacimiento o de adopción) cada Primavera al finalizar la Semana Santa.

Es mi intención, si el tiempo y la voluntad me lo permiten, expresar aquí mis sentimientos y pensamientos acerca de lo que para mí es la Semana Santa de Sevilla. Para ello, para explicar algo tan difícil de explicar, puesto que la Semana Santa no sólo es algo que sucede en el exterior sino que sucede dentro de nosotros, en los recobecos de la memoria de cada sevillano, teniendo en cuenta mis limitaciones y aprovechando la buena y abundante literatura cofradiera existente de grandes escritores que  dio la ciudad, me ayudaré de algunos de los mejores textos escritos sobre la Semana Santa de Sevilla.

Y para empezar a explicar esta fiesta sagrada que enamora y cautivó a tantas personas a lo largo ya de siete siglos, creo que no hay mejor texto que este poema que da nombre al blog: El rito y la regla, de Rafael Montesinos, posiblemente el poema que mejor describe la emoción, la nostalgia y el desgarro en el alma que producen estos días sagrados. Y es que la Semana Santa no es sólo una sucesión de pasos, músicas y bulla con carritos de niños chicos que se repite todos los años igual. De lo que aquí se está hablando no es de otra cosa que del paso del tiempo, la vida, el amor y la muerte.

El rito y la regla.

(Viernes del 82)


En el patio, mi padre, con su túnica

negra, en la madrugada más profunda

de la clarísima ciudad, se ha puesto

solemnemente el negro capirote.

Silencioso es el rito, no aprendido,

sino heredado, yéndole en la sangre,

pues los siglos se ven hasta en la forma

de sujetarse el antifaz al rostro.

(Y silencioso y sin hablar con nadie,

el nazareno escogerá el camino

más corto…)


Oh padre mío,

cuánto silencio hay en este Viernes

tan lejos de mi vida,

cerrada para siempre la cancela

que a nadie espera ya.

Hoy la memoria escoge

el camino más corto para herirme.

Rafael Montesinos.

(De “Madrugada de Dios”)


A %d blogueros les gusta esto: